≡ Menu

Todo sobre los Dinosaurios Voladores

dinosaurios voladores

Ya sabías que los pájaros que vemos a diario, desde hermosas águilas a diminutos pajarillos en la calle o en los árboles de la casa,  son una forma evolucionada de los Pterosaurios?  Sus movimientos rápidos, su visión aguda y con una hermosura repleta de curiosidades, los pájaros reflejan un extenso proceso evolutivo de miles y millones de años desde lo que alguna vez fueron aquellos enormes y majestuosos dinosaurios voladores.

Existe un complejo estado que analizar cuando hablamos de “dinosaurios voladores“.  Pterodáctilo fue el término que comúnmente se empleaba para los reptiles que tenían alas y a estos se les llama pterosaurios, este término representa a todos los reptiles alados, de cualquier forma y distintos tamaños.

Una cantidad de los pterosaurios eran tan pequeños como los gorriones de nuestros días, mientras que algunos podían llegar a ser tan grandes como un allosaurus. Los científicos o investigadores suelen utilizar el término en forma generalizada para no concentrarse en los dos géneros, que son el de Pterodactylus y Pteranodon, pero hay más de 30 géneros de pterosaurios.

El Pterosaurio conocido como el más grande es el Quetzalcoatlus, denominado de esta forma por la deidad azteca  Quetzalcóatl, la cual era una serpiente emplumada. Este inmenso dinosaurio volador de era de origen Americano y sus restos fósiles se calificaron como el descubrimiento del Pterosaurio más grande, ya que alcanzaba hasta 16 metros de envergadura.

También existieron reptiles voladores mucho más pequeños, los llamados Darwinopterus, el cual fue descubierto en China, cuyo nombre se le dio haciendo honor a Darwin. Este pequeño reptil volador, tenía una longitud de no más de 50 centímetros de largo y solía alimentarse de presas pequeñas y de insectos.

El Quetzalcoatlus: dinosaurio gigante volador

El Quetzalcoatlus fue el animal más majestuoso y grande que ha volado en el planeta, tenía aproximadamente el tamaño de un pequeño avión. Fue uno de los últimos especímenes de pterosaurios en extinguirse, junto con los dinosaurios, en los finales del Cretácico.

Su longitud total del cuerpo fue de aproximadamente 26 pies y su tamaño era de 39 pies entre las alas. El Quetzalcoatlus pesó alrededor de 180 a 200 libras,  como una persona adulta promedio. Sus restos han sido descubiertos en el gran Parque Nacional Big Bend en el estado de Texas (Estados Unidos de America).

Otros descubrimientos parecidos, quizás de diferentes especies de Quetzalcoatlus, se han descubierto en, Canadá, Rusia, Jordania, tambien en el Oriente Medio y Senegal ubicado en África. Los  fósiles del quetzalcoatlus se han extraido de rocas creadas en el suelo, no bajo el océano como fue el caso de otros pterosaurios. Tales rocas son indicios de llanuras muy arenosas y tambien ríos serpenteantes que posiblemente alejados a muchos kilómetros del océano.

El Quetzalcoatlus fue parte del grupo de pterosaurios sin dientes, con cuellos rígidos inusualmente largos.

Este colosal oviparo del aire fue el último de los pterosaurios conocidos, que sobrevivio hasta los finales del Cretácico y fue el animal más majestuoso y enorme que surco los cielos. Este pterosaurio poseía un cuello enorme y carecían de dientes en sus mandíbulas. La cabeza está adornada con su gran cresta ósea. El Quetzalcoatlus también se conoce como la avioneta, gracias a su gran tamaño.

Es probable que el Quetzalcoatlus se alimentara de carroña en algunos casos. Su nombre Quetzalcoatlus le hace referencia a uno de los Dioses de la civilización azteca, tiene una longitud de aproximadamente 11 a 13 metros

El Quetzalcoatlus apareció hace unos 100 millones de años, en el Cretácico Tardío, aparecieron los pterosaurios, literalmente, lagartos con alas, el Quetzalcoatlus uno de los seres voladores más pesados en el aire

dinosaurio volador

Pteranodon

Los pterosaurios gradualmente se volvieron enormes y más especializados para deslizarse y elevarse durante largo tiempo en el cielo. Uno de los pterosaurios más grandes fue el Pteranodon. Estos dinosaurios voladores tenían un diseño corporal justo para volar, su cuerpo era pequeño, con patas débiles y pequeñas, prácticamente no tenían cola. Moverse en la suelo pudó haber sido muy difícil para tal animal.

Las alas del Pteranodon eran tan grandes y sus patas tan diminutas que seguramente seguramente se le hacia difícil despegar corriendo. Sus despegues posiblemente consistieron en lanzarse desde los bordes de los acantilados hacia el viento. El pteranodon era un maestro en el cielo, sino que podría volar a cerca de 30 mph. Las alas del pteranodon eran tres veces más largas que el ave más grande que las del albatros.

Medía unos 23 pies de largo y los más grandes pudieron haber tenido una envergadura de 30 pies entre sus alas. Su cráneo tenía casi la misma longitud de su cuerpo, con un cráneo que poseía huesos huecos y paredes finas. Increíblemente, dadas las dimensiones de este tipo de dinosaurio volador, sólo pesaba de 35 a 40 libras.

El Pteranodon fue un dinosaurio volador que no poseía dientes. Con una inmensa membrana de piel flexible ubicada en la barbilla para sacar peces, tal como el pelícano actual. Su cresta pudo tener colores brillantes para engalanarse en su época de apareamiento y además funcionar como timón para moverse mejor en el viento, era casi del mismo tamaño al igual que el pico en la parte delantera. Este majestuoso animal mantenía el equilibrio entre su cabeza y su pico ejerciéndose sobre el cuello, especialmente en los momentos en los que su boca estaba llena de comida.

El Pteranodon quizás fue un reptil con la sangre caliente. Gran variedad de fósiles muestran evidencia de pelo o piel en el cuerpo. Además, el vuelo en sí requiere inmensas cantidades de energía, así como un metabolismo óptimo para lograrlo. Los restos fósiles de Pteranodon han sido hallados en piedras que las cuales se formaron en el fondo del océano. Eso nos indica que realizaba viajes muy largos sobre el océano, elevándose con su gran tamaño y majestuosidad por encima de los vientos y acercándose a la superficie para poder capturar peces en el camino.

Dimorphodon

Estos dinosaurios voladores corresponden a los pterosaurios prehistóricos que existieron en el principio del Jurásico, hace 197 millones de años. La mayoría de sus fósiles han sido encontrados en Inglaterra, cerca de Lime Regis. En 1828 se encontraron los primeros fósiles de estos dinosaurios, pero sólo fue hasta el año 1858 que fueron nombras por Richard Owen, a quien también se le atribuye el haber inventado la palabra dinosaurio.

Al ser analizada la anatomía de este espécimen, se aprecia que el tamaño de su cabeza era mucho mayor que el de los demás pterosaurios, se supone que es una evolución del terópodo terrestre de mayor tamaño.

Poseía cuatro dientes, los cuales se encontraban ubicados a cada lado de la parte delantera en sus dos maxilares. En su maxilar inferior se podía apreciar sólo una hilera de dientes, mientras que en el superior tenía dos hileras, la segunda hilera se encontraba ubicada en la parte trasera y además los dientes eran más pequeños. Es probable que estas características fueran muy importantes para poder atraer a miembros del sexo opuesto.

A pesar que la cabeza era bastante grande, tomando  en consideración su delgadez  y la estructura ósea de la misma, no era muy pesada. Poseía patas muy fuertes y bastante grandes. Es posible que se haya tenido que arrastrar o quizás ponerse de pie para poder correr sobre ellas.  Su longitud era de aproximadamente 3 pies, aunque la envergadura entre sus alas era de aproximadamente 4,5 pies.

El Dimorphodon  se encuentra ubicado  hace 175 mil años aproximadamente, en el período Jurásico Medio.

En cuanto a los fósiles de Dimorphodon, han sido descubiertos en varios lugares de Europa y América. Su nombre significa dientes en dos formas. Además era un animal carnívoro.

Scaphognathus

Adquirió su nombre de la palabra Tina, que significa mandíbula, ya que poseía un hocico bastante robusto. Este espécimen fue incluido  en el Pterodactyloidea puesto que no tenía cola.

Era un pterosaurio rhamphorhynchoid perteneciente al Jurásico ubicado en Alemania, se conoció gracias a dos esqueletos en buen estado provenientes de las piedras calizas de Solnhofen.

En líneas generales, tenía el mismo aspecto del Rhamphorhynchus, aunque su hocico era mucho más corto y poseía dientes los cuales sobresalían de manera vertical y no horizontal. No existen evidencias que indiquen que tenía cresta, por esto los investigadores dedujeron que quizás poseía un reborde de huesos por encima de la tribuna, el cual se apoyaba en una cresta carnosa. Incluidos dentro de los géneros relaciones, se puede nombra Fuliginosidades de Kazajstán, los cuales no tenían cresta.

Poseían dientes bastante espaciados unos de otros, los cuales se encontraban dispuestos verticalmente. Se infiere que su dieta era insectívora, a pesar que no se descarta otro tipo de presas.

El área clave que lo hace identificable es su cráneo, ya que  tiene un crecimiento óseo en la parte superior del mismo; el cual quizás haya servido como apoyo para una cresta, aunque hasta el momento no ha sido encontrada ninguna cresta en ninguno de ellos. Lo cual no significa que no la tenían, ya que pueden haber ostentado una cresta de tejidos blandos.

Pterodactylus

Pertenece a un género de pterosaurios pterodactiloideos. Se trata de los primeros vertebrados voladores en la era de los dinosaurios. El término Pterodactylus tiene como significado dedo alado y suele castellanizarse como “pterodáctilo”.

El pterodactylus era bastante pequeño, la envergadura de sus alas era de 75 centímetros aproximadamente, a pesar que se han encontrado fósiles de hasta 1 metro de envergadura. Su cabeza era pequeña y tenía un pico muy puntiagudo y dentado, manos, tres garras cortas, brazos, además de un dedo largo que se extendía hasta cada punta de sus alas.

Era bastante liviano (no más de 20 kilogramos) su cuello era largo, tenía patas muy parecidas a las de las aves y su cola era bastante corta. Una compleja membrana formaba sus alas, las cuales eran sostenidas por uno de sus dedos (el cuarto específicamente) que se encontraba hipertrofiado, además todo su cuerpo se encontraba cubierto de pelos.

El pterodactylus vivió en la Era Mesozoica, hace aproximadamente 149 millones de años, cuando el Jurásico llegaba a su fin. Se ubican en Alemania, Francia, Inglaterra y África.

El hábitat de estos increíbles animales, eran las orillas lagos muy grandes, en los cuales se alimentaban con peces, puesto que eran carnívoros, se presume que la base de su alimentación eran los peces.

En el año 1784 fue encontrado el primer réptil volador en Alemania (Solnhofen), el protagonista de este hallazgo fue Cosmo Alessandro Collini, de nacionalidad italiana. En ese momento, se pensó que era un animal marino, sin embargo luego pudo determinarse que se trataba de un reptil volador.

De este espécimen existen al menos 30 fósiles, y a pesar que muchos de ellos son jóvenes, en algunos casos se preservaron sus esqueletos completos. Pertenecía a los pterosaurios pequeños, su envergadura en la adultez podía alcanzar 1,5 metros (específicamente los Pterodactylus Antiquus). Sin embargo, otras especies han sido consideradas menores. A pesar de esto, se ha podido demostrar que los especímenes de menor tamaño correspondían a los jóvenes.

Los Pterodactylus poseían 90 dientes grandes de forma cónica y los cráneos de los adultos tenían una forma alargada y estrecha. Sus 90 dientes se extendían comenzando en las puntas de sus dos mandíbulas, y luego se hacían más pequeños a medida que se iban alejando de la punta. Sin embargo se tiene evidencias, que en los casos de parientes del Pterodactylus,  no existían dientes en la mandíbula superior y los dientes existentes en su mandíbula inferior, eran de un tamaño uniforme)

En el caso de los Pterodactylus, debajo de la abertura que tenían en el cráneo, se extendían los dientes un poco más atrás de la mandíbula que en sus parientes más cercanos, aunque en algunos casos podía encontrarse (en el frente) de la fenestra nasoanteorbital. Su mandíbula y su cráneo eran totalmente rectos, es decir que no se curvaban hacia arriba, siendo diferentes a las especies relacionadas.

Poseían un largo cuello, el cual estaba cubierto de picnofibras muy parecidas a cerdas. Asimismo, tenían un saco gular, el cual se extendía hasta la parte de arriba del cuello desde la mitad de su mandíbula.

Grupos por edad

Espécimen juvenil – P. Kochi

Al igual que la mayoría de los pterosaurios, los Pterodactylus varían mucho tomando como base su nivel de madurez o su edad. En todos los casos, variaban proporcionalmente en la forma y el tamaño del cráneo, las dimensiones de los huesos y la cantidad de dientes iba cambiando a medida que estos animales crecían. Esta situación ha llevado a que en los variados estadios de crecimiento, cada etapa de crecimiento haya sido considerada una nueva especie de Pterodactylus. Incluso, en muchos estudios muy detallados, en los cuales se han utilizados múltiples métodos para medir cada una de las curvas de crecimiento en los animales de esa especie conocidos, se demostró que en realidad sólo existe una especie de Pterodactylus, la P. Antiquus.

Los Pterodactylus más jóvenes poseen aproximadamente 15 dientes, teniendo además una base bastante amplia. Los dientes de Pterodactylus con más edad, son relativamente más estrechos y la cantidad de ellos es mucho mayor que en los más jóvenes (se han llegado a contar más de 90 dientes)

Asimismo, los Pterodactylus se pueden dividir en clases por la cantidad de años. Existe un primer grupo, en el cual los cráneos miden entre 16-46 mm. En el segundo grupo, los cráneos miden aproximadamente 56-96 mm, siendo todavía inmaduros. Estos dos grupos (por años) en algún momento se clasificaron como los jóvenes y adultos del P. Cochi, y fueron necesarios otros estudios para poder demostrar que los adultos también eran inmaduros y quizás pertenecían a un género nuevo.

En el tercer grupo de Pterodactylus se encuentra el tradicional Pterodactylus Antiguus, así como otros pocos especímenes aislados y más grandes que en algún momento fueron asignados a P. Kochi y que tienen en mismo tamaño del Pterodactylus antiguus. A pesar de esto,  todos los integrantes de este grupo, todavía muestran características de inmadurez. Los Pterodactylus adultos, son hasta ahora desconocidos, o quizás han sido incluidos erróneamente en otro género.

Reproducción-Crecimiento:

Todos los grupos que han sido clasificados por edad de Pterodactylus antiquus, muestran que tanto ellos como los Rhamphorhynchun Muensteri, quizás se reproducían estacionalmente e iban creciendo  consistentemente a lo largo de su vida.

Una nueva generación del grupo número uno o primero de Antiquus quizás se produjo de manera estacional y alcanzaron las dimensiones del segundo grupo (por edad) precisamente en el momento en que eclosionaba la siguiente generación; fue así como se crearon diversas agrupaciones de estos individuos de tamaño y edad en los registros fósiles.

Es muy posible que los especímenes de tamaño menor, estaban integrados por individuos que tenían menos de un año y apenas comenzaban a volar. El siguiente grupo (El segundo), estaba representados por individuos cuyas edades oscilaban entre 1 – 2 años de edad y finalmente los especímenes cuya edad era más de dos años pertenecían al tercer grupo por edad.

Finalmente, según las investigaciones realizadas, se sugiere que el Pterodactylus Antiquus era un animal diurno, esto debido a las comparaciones realizadas entre los anillos escleróticos de este espécimen y los reptiles y aves modernos.