≡ Menu

Los Dinosaurios Herbívoros

dinosaurios herbivoros

Los dinosaurios son animales que aparecieron hace unos 231 millones de años en la tierra y han sido la especie dominante en este planeta durante 135 millones de años. Estos vertebrados vivieron desde el inicio del período Jurásico (unos 200.000.000 millones de años atrás) hasta finalizar el cretácico (hace unos 65.000.000) en que se han extinguido.

La mayoría de los dinosaurios de los que tenemos conocimiento caminaban en dos patas, es decir, eran bípedos, pero también algunas especies caminaban en sus cuatro patas o alternaban su forma bípeda y cuadrúpeda de locomoción.

Etimológicamente dinosaurio significa lagarto terrible, pero, déjanos contarte en este artículo por qué este nombre no es del todo acertado. En primer lugar, porque no podemos llamarlos lagarto, sino un grupo particular de reptiles –aunque no tengan las características particulares de un reptil de hoy día. En segundo lugar, porque al parecer, algunos de ellos no eran del todo terribles y hoy te contaremos más acerca de ellos: los dinosaurios herbívoros.

 

dinosaurios gigantes

 

¿Cómo podemos distinguir a los dinosaurios herbívoros de los dinosaurios carnívoros?

Gracias al estudio de las formas mandibulares, la forma en que estaban dispuestos los dientes y sus características en los fósiles hallados, se sabe que la mayoría de los dinosaurios conocidos eran animales herbívoros, es decir, animales que se alimentaban comiendo plantas. ¿Cómo es posible saber esto? Muy sencillo: los dinosaurios herbívoros solían tener dientes planos para triturar las hojas y los carnívoros tenían dientes serrados y afilados.

También podemos estudiar los dinosaurios herbívoros tomando en cuenta las características de su cuerpo:

Así, se sabe que varios saurópodos de gran tamaño se valían de su larguísimos cuellos para llegar a las hojas más altas y sabrosas de los árboles y que utilizaban sus dientes como pinzas útiles para masticar hojas, que otros -el hadrosaurio, por ejemplose alimentaban de hojas de plantas con flor y piñas que arrancaba con el pico y trituraba con los dientes posteriores, mientras que el triceratops, con su boca en forma de pico y dientes más afilados, podía cortar plantas más duras como el helecho y la cola de caballo.

¿Qué comían los dinosaurios herbívoros?

Los dinosaurios no se alimentaban de pasto, como muchos animales herbívoros de la actualidad ya que el mismo apareció en la Tierra hace tan solo 25 millones de años después de extinguidos los dinosaurios. ¿Qué comían, entonces? Hojas, agujas de pino y brotes jugosos.

La mayoría de las plantas que existían en su dominio tenían hojas duras, leñosas y difíciles de consumir. Los dinosaurios que no tenían cuello largo se alimentaba de las plantas que crecían a ras de suelo y poseían en el cuerpo distintos sistemas de defensa para no estar desprotegidos ante los depredadores. El psittacosaurio, por ejemplo, tenía un pico como el de las aves y gracias a este podía arrancar las hojas y destrozarlas, emulando el funcionamiento de una tijera con sus dientes.

¿Cómo era el proceso digestivo de los dinosaurios herbívoros?

La evolución dotó a los primeros herbívoros con colmillos con forma de tijera y picos parecidos a los de los patos, que los ayudaban a cortar las hojas comestibles. Había que masticar esas hojas. Para ello, los dinosaurios herbívoros tenían unas finas y ajustadas dentaduras y unas formas bucales especiales.

Algunas especies ingerían piedras que ayudaban a en la molienda y procesamiento de los alimentos. Muchas veces, los dientes de ciertas especies no servían para masticar. Muchos dinosaurios se valían de sus dientes para arrancar de las plantas el follaje que los alimentaba. Como ejemplo de esto, el lufengosaurio, un saurópodo de pequeños dientes que se tragaba entera la comida.

 

alimentacion dinosaurios

¿Qué son los coprolitos? ¿Para qué sirven?

Los coprolitos son excrementos fosilizados de dinosaurio gracias a los cuales conocemos los hábitos alimentarios de los dinosaurios. Es mucho lo que se puede aprender observándolos y estudiándolos. Los coprolitos de los dinosaurios herbívoros, a diferencia de los de los dinosaurios carnívoros, no presentan restos de huesos de animales pequeños.

Los dinosaurios herbívoros tenían tubos digestivos largos que no alcanzaban a digerirlo todo. Así es como es los coprolitos de herbívoros se pueden observar restos de ramas, hojas, palitos y semillas.

 

¿Era nutritiva la dieta de los dinosaurios herbívoros?

Para responder esta pregunta, podemos destacar una investigación realizada por un equipo de paleontología alemán. Ellos han recreado los intestinos de los dinosaurios herbívoros más grandes para observar cómo era su alimentación. Esta investigación ha marcado un antes y un después ya que, se ha descubierto que su alimentación no eran tan pobre como se pensaba, y que los helechos y árboles de los que se alimentaban eran muy nutritivos. Así es, estos alimentos aparentemente eran poco nutritivos y no podía explicarse cómo alcanzaban tales tamaños los saurópodos pero, la investigación demostró lo contrario.

Consideremos que los saurópodos superaban los 40 metros de largo y las cien toneladas de peso y que, según las evidencias paleoecológicas, durante la era de los dinosaurios sólo había para comer helechos, ginkgos, coníferas y plantas similares, plantas que hoy se consideran poco nutricionales, ya que son muy pocos los animales que las comen.

Teniendo en cuenta todos estos datos, para realizar la investigación, este equipo de paleontología diseñó intestinos artificiales que funcionaban como una especie de jeringa de vidrio en la que colocaron microbios animales. Luego, recolectaron plantas y árboles similares a los que solían consumir los dinosaurios herbívoros e hicieron su prueba.

Los resultados demostraron que el helecho, el ginko y los árboles del tipo conífera como los pinos, realmente podían aportar la energía necesaria para un ser vivo, incluso tanta energía como la hierba. Misterio develado, ahora se sabe que definitivamente es posible que su alimentación fuera exclusivamente de vegetales.

Otro dato curioso descubierto en la investigación, explica que en realidad la forma de metabolizar los alimentos de los herbívoros era particularmente parecida a la de los elefantes de hoy en día. ¿Cuánto comían? ¡4 veces más que un elefante enorme!

¿Cuáles son las especies de dinosaurios herbívoros más conocidas?

  • Empecemos por el triceratops:

Era un animal robusto, fuerte, cuadrúpedo, muy voluminoso y con una gran cabeza de tres cuernos. El cráneo del triceratops medía 2 metros de longitud y sus cuernos tenían una función defensiva. Lucía una cresta que se extendía por la coronilla y sobre el cuello, recubierta por una capa de piel, que le servía para regular la temperatura.

Un triceratops poseía alrededor de 40 hileras de dientes de cada lado de su boca, con aproximadamente cinco dientes agrupados en cada columna. Un dato curioso es que, si alguno de estos dientes se rompía, no quedaba el hueco, crecía uno nuevo en su reemplazo con el pasar del tiempo.

Gracias a su dentición, los triceratops podían consumir plantas de mayor dureza y con mayor cantidad de fibras, como por ejemplo: helecho, hoja de palma y cícadas.dinosaurios-herbivoros-triceratops

Los triceratops eran cuadrúpedos, y sus patas eran realmente fuertes. Sus patas anteriores tenían 5 dedos, y sus patas posteriores, tenían 4 dedos, todos protegidos por casquetes.

Aunque el triceratops sea el más reconocido, este dinosaurio pertenecía a los ceratopsidos, una familia de dinosaurios que compartía características comunes como: poseer cuernos y caminar en cuatro patas.

Todavía no se conoce un esqueleto entero de triceratops pero, probablemente por ser uno de los dinosaurios menos antiguos antes de la extinción, los fósiles hallados de esta especie son muchos más que los de los demás, por lo que se saben muchos datos acerca de su especie.

 

 

  • El diplodoco:

Este es otro de los herbívoros más conocidos, medía 27 metros de largo y pesaba unas 20 toneladas. Su cuello era tan largo que no podía mantenerlo en alto durante mucho tiempo, razón por la cual se sospecha que no sólo se alimentaba de hojas en los árboles sino de plantas terrestres.

Tenía una cabeza pequeña y alargada y patas muy fuertes y similares a las del elefante, pero si hay una característica particular para distinguirlo: esa es su cola. Tenía una cola tan enorme, finalizada en forma de punta, que aunque caminara en cuatro patas podría apoyarse sobre ella si quería, alcanzando hasta 15 mts de alto. Aparte de cumplir esta función de apoyo, su enorme cola le permitía defenderse a distancia de otros dinosaurios.

Los diplodocos podían alimentarse de hojas a gran altura pero además, tragaban piedras. Así es, las piedras –cuyo nombre científico es “gastrolito”- les servían para machacar lo que comían en el estómago, como si este fuera un mortero, de manera que extraían más nutrientes de su alimentación.

  • El mamenquisaurio:

Medía 25 metros de largo, pero era más pequeño de cuerpo que el diplodoco y tenía un cuello más largo. Tenía una cabeza pequeña con pequeños dientes en forma de cuchara.

  • El braquiosaurio:

Era un animal de 80 toneladas. Su característica distintiva era, más allá del largo cuello –característico de muchos herbívoros- que sus patas de adelante eran más largas que las de atrás. Esto, hoy en día, no debe resultar del todo extraño, ya que las jirafas son así.

El braquiosaurio medía 13 metros de altura y 23 metros de longitud.

  • El cetiosaurio:

Fue otro destacado dinosaurio herbívoro. Vivió en el periódo Jurásico en el Bajociano (Europa y África actuales), llegaba a pesar 25 toneladas pero era un poco más pequeño que otros dinosaurios de su grupo.

El cetiosaurio se diferenciaba por tener patas más largas que las de los otros saurópodos. Un fémur de cetiosaurio podía superar el metro de largo y, en total, su altura podía llegar a 18 metros (más que un diplodoco apoyado en su cola).

Para tener una idea aproximada de cuánto es esto, tenía la longitud de dos colectivos y un peso equivalente al de cuatro elefantes, razón por la que necesitaba ingerir grandes cantidades de alimento.

Sabemos que los elefantes comen 1/3 de su peso al día. Entonces, teniendo en cuenta que el cetiosaurio era cuatro veces más grande que un elefante, los científicos no dejaban de preguntarse cómo podía ser que comiera tanta cantidad de vegetales al día. Además, se sabe que su cabeza y dientes eran pequeños.

Esto era una gran duda para los paleontólogos, hasta que descubrieron que estos saurópodos llegaban a las más altas hojas y utilizaban su dentadura como si esta fuera un rastrillo, arrancando a la vez hoja y rama del árbol. La digestión de este alimento más duro, tenía lugar gracias a los gastrolitos, aquellas piedras que trituraban la vegetación hasta convertirla en una pasta digerible.

  • El estegosaurio:

Los estegosaurios tenían cráneos pequeños y cuerpos grandes. Su característica principal está en que su cola está decorada con una hilera de espinas hacia la terminación y en su espalda posee dos filas de placas de hueso finas.

Su aspecto puede resultar un poco intimidante pero, sin embargo, se sabe que este herbívoro era muy pacífico. Todo su aspecto estaba estrictamente ligado a protegerse de los depredadores, los dinosaurios carnívoros.

Como la mandíbula de estegosaurio no era nada potente, se cree que se estos animales se alimentaban de helechos, siempre en pequeñas cantidades. El estegosaurio tenía una gran capacidad gastrointestinal y digería su comida sin necesidad de tragar gastrolitos.

Cuando era atacado se defendía con las espinas de su cola.

Un dato curioso que ha tenido pensando a los paleontólogos durante mucho tiempo, era un hueco en su columna vertebral casi a la altura de la cadera. No se sabía qué función cumplía, y hasta han pensado en que el estegosaurio poseía 2 cerebros distintos. Hoy en día, se sabe que ese agujero servía para que el dinosaurio se pare en dos patas y se yerga.

El estegosaurio se alimentaba sobre todo de helecho común, helecho con semillas y coníferas (realmente, durante el jurásico, no había mucha variedad de vegetación). Este dinosaurio tenía un pico duro (con una forma parecida a la del pico de los avestruces), no tenía dientes adelante y detrás, tenía muelas.

Se piensa que estos animales conservaban la comida mucho tiempo en su estómago, ya que su panza era de gran tamaño.

  • El anquilosaurio:

Fue un herbívoro cuadrúpedo de cabeza ancha y acorazada y patas cortas que se conoce habitaba en la mayoría de los continentes a lo largo del mundo. Medía entre 3-4 y 9 metros de largo y tenía una fuerte cola que hacia el final poseía una especie de martillo de hueso que le servía para protegerse de los carnívoros.

El anquilosaurio era un dinosaurio muy sólido y tosco. Caminaba en cuatro patas y era muy fornido, con su cráneo ancho, su piel extremadamente dura y sus placas óseas y cuernos a lo largo del lomo y en la cabeza. Sin duda, un dinosaurio bien protegido, a pesar de su menor altura.

  • El gallimimo:

Este fue un terópodo que apareció en el cretácico superior. Tenía el cuello, la cola y las patas largas. Se sabe que podía alcanzar grandes velocidades de, hasta 60 kilómetros por hora gracias a sus extensas y musculares patas posteriores. Tenía un pico alargado y sin dientes, similar al de los estegosaurios pero su alimentación era un poco más variada.

Los galliminos no eran del todo vegetarianos, ellos también se alimentaban de huevos que encontraban y de algunos insectos pequeños. Esta información se deduce ya que varios restos fósiles de estos dinosaurios se han hallado en la cercanía de estos alimentos.

Se estima que este pico al estilo del de un avestruz le permitía romper la cáscara de los huevos para comer el contenido en su interior.

La disposición de sus ojos en el rostro, ubicados en los laterales, da a pensar que estos dinosaurios veían hacia los costados para ver posibles peligros y  poder escapar.

Las patas de adelante de los galliminos eran pequeñas y poseían 3 dedos que les permitían tomar los alimentos para metérselos en la boca.

  • El paquicéfalosaurio:

Este dinosaurio, también llamado lagarto de cabeza gruesa, habitó la tierra durante el período cretácico y tenía uno de los aspectos más curiosos de todos.

Veremos, este dinosaurio poseía una gran cabeza coronada de huesos sobresalientes, cuyo cráneo tenía hasta 20 centímetros de grosor y estaba sujeta al cuerpo por un pequeñísimo cuerpo en comparación.

  • El parasaurolophus:

Medía alrededor de 10 metros y pesaba 2,5 toneladas. Al igual que la mayoría de los hadrosaurios, se estima que el parasaurolophus podía caminar de forma bípeda y cuadrúpeda de forma alternada. Como su cola era larga y aplastada a los lados se creía que el parasaurolophus podía nadar. Lo más notable de este dinosaurio era su cresta en forma de tubo y en dirección hacia atrás. Esa cresta era hueca y tenía varias funciones.

La cresta ósea de los parasaurolophus arrancaba en sus orificios nasales. Se estima que estos le servían para producir un sonido fuerte que le servía de igual manera para la comunicación con los de su especie como para ahuyentar a sus depredadores.

Sus dientes estaban ordenados en hileras y se iban reemplazando con el pasar del tiempo y el desgaste. Tenía cientos de dientes y su forma de masticación compleja le permitía triturar y moler sus alimentos antes de ingerirlos, de forma que no precisaba de gastrolitos. Además, una especie de pico que guardaba dentro de su boca y unas membranas parecidas a la mejilla de un mamífero actual, servían para que los alimentos no se escaparan de su boca mientras masticaba.

En el artículo de hoy hemos hecho un breve recorrido por los alimentos, la forma de alimentación y las características particulares de los más reconocidos dinosaurios herbívoros. ¿Qué te ha llamado más la atención acerca de ellos? ¿Conoces otras especies de dinosaurios herbívoros de las que quisieras que hablemos?

¡Déjanos tus comentarios aquí debajo!