≡ Menu

La extinción de los dinosaurios

extincion de los dinosaurios

Hace sesenta y cinco millones de años los dinosaurios se extinguieron junto con más del 50% de las otras formas de vida en el planeta. Esta extinción en masa es tan dramática que durante muchos años se utilizó para marcar el límite entre el período cretácico, cuando los últimos dinosaurios vivieron, y el período terciario, cuando no quedaban dinosaurios. Sigue leyendo este artículo para conocer más acerca de la extinción de los dinosaurios y cuáles son las teorías actualmente aceptadas.

Desde su descubrimiento en el siglo XIX, la razón de la extinción de los dinosaurios ha sido un tema de especulación y debate. Los primeros paleontólogos, aquellos que trabajaron antes de la teoría de la evolución por selección natural de Darwin, sugerían que los dinosaurios eran los restos de los animales que habían muerto en el diluvio bíblico. Esto explicaba el hecho y la velocidad de su desaparición. Pero como luego de esto, se supo que otras extinciones salieron a la luz, y la teoría de Darwin ganó mayor aceptación entre la comunidad científica, esta explicación bíblica cayó en desgracia y dejó de tenerse en cuenta.

Durante muchas décadas, el registro fósil de los dinosaurios era poco conocido ya que aún no se había desarrollado la paleontología como ciencia. Durante ese tiempo, para los científicos estaba claro que los dinosaurios se habían extinguido pero aún no se entiendía el hecho de que esta extinción hubiera sido relativamente repentina y simultánea con la de muchas otras especies, más allá de los dinosaurios. Solo al final del siglo XIX los paleontólogos se dieron cuenta de que casi todos los dinosaurios se habían extinguido dentro de un breve período de tiempo al final del período cretáceo.

Durante la mayor parte del siguiente siglo, los científicos se centraron en esbozar las explicaciones de cómo podría haberse producido la extinción de los dinosaurios. La mayoría de las hipótesis creadas estuvieron centradas en el cambio climático, algunas  hablaban de que esto tal vez fue provocado por el vulcanismo, bajando el nivel del mar, y el desplazamiento de los continentes.

Pero, cientos de otras teorías fueron desarrolladas junto con estas hoy mayormente difundidas y aceptadas. Lo cierto es que algunas de estas hipótesis eran razonables pero, otras no lo eran tanto para cualquier humano contemporáneo. Entre las hipótesis más locas se incluye la idea de “guerras de dinosaurios” y el “paläoweltschmertz”, esta palabra extraña consistía en la idea de que los dinosaurios simplemente se habían cansado de existir y, por consiguiente, se extinguieron. A menudo, se cree popularmente también que los mamíferos evolucionaron y simplemente comieron los suficientes huevos de dinosaurios como para conducir a la extinción. ¿Un tanto extrañas, verdad?

Independientemente de los detalles, la mayoría de estas teorías compartían la idea común de que los dinosaurios eran un grupo de animales que habían llegado al final de su vida evolutiva. La extinción de los dinosaurios fue vista por la comunidad científica como algo inevitable, producto de haber evolucionado durante demasiado tiempo.

Pero, a medida que la ciencia comenzó a alterar esta hipótesis, la producción de una nueva visión de los dinosaurios como organismos viables y exitosos, muchas de estas teorías de extinción se convirtieron en menos sostenibles, tanto que hoy en día nos parecen una locura absoluta y jamás pensaríamos en estas posibilidades.

Los últimos aportes además, revelaron que muchos otros organismos, la mayoría no relacionados con los dinosaurios, también se habían extinguido al mismo tiempo por lo que solo podemos pensar en nuevas teorías para explicar estos nuevos descubrimientos y nuevos hechos conocidos.

Hipótesis de Alvarez: la teoría del asteroide que impactó en la tierra

extincion de los dinosaurios

Se estima que para producir la cantidad de iridio hallada en la capa de arcilla de la época en que los dinosaurios habitaban la tierra, el objeto que impactó la tierra habría sido de 10 km de diámetro.

Más evidencia del impacto de un asteroide sobre la tierra fue descubierta en forma de pequeños granos de cuarzo de impacto y cuentas de vidrio (tectitas) dentro de la capa de arcilla.

El cuarzo de impacto está formado por ondas de choque de alta presión, y se encuentra comunmente en los sitios de bombas nucleares y en los cráteres de meteoritos. Las tectitas se forman de la condensación de partículas de meteoritos vaporizados. Aunque el cuarzo de impacto se ha encontrado en capas K / T en todo el mundo, las tectitas disminuyen de tamaño a medida que aumenta la distancia desde el lugar de impacto hasta que están totalmente ausentes.

El geólogo Walter Alvarez, a finales de los años 1970, junto con su padre, premio Nobel de física, Luis Alvarez, identificaron una capa de arcilla inusual en el límite K / T en Italia. Esta arcilla contenía una concentración inusualmente alta del elemento iridio (extraterrestre). Allí había 30 veces el nivel que normalmente se encuentra en la corteza terrestre. En su momento, este hallazgo fue una confirmación para la teoría del asteroide que impactó la tierra ocasionando la extinción de los dinosaurios.

¿Por qué era tan importante el descubrimiento de iridio?

A pesar de que el iridio es raro en la corteza, se sabe que es abundante en muchos meteoritos y asteroides pero, también se sabe que este material existe en el núcleo de la Tierra. Con esta evidencia, Álvarez planteó la hipótesis de que un asteroide debe haber golpeado a la Tierra justo en el límite K / T y se abrió la puerta a la teoría de la extinción de los dinosaurios por la erupción de volcanes, de la que luego ampliaremos la información. 

Más investigación ha revelado que esta capa de arcilla rica en iridio se produjo en más de 100 sitios en todo el mundo, proporcionando evidencia de que esto era realmente un evento en todo el mundo.extincion de los dinosaurios

Estas piezas, junto con los altos niveles de iridio, proporcionan evidencia de un impacto extraterrestre al final del período cretáceo. Por lo tanto, la extinción de los dinosaurios pudo haber sido causada por un asteroide, y no por el cambio del nivel del mar o la actividad volcánica. Inicialmente esta teoría fue muy controvertida, pero hoy en día es una de las más aceptadas y difundidas.

Una de las principales objeciones a la teoría Álvarez fue la ausencia de un cráter de 65 millones de años de edad, en cualquier lugar de la superficie de la Tierra. Sin duda un impacto tan grande habría dejado un cráter de tamaño considerable atrás y en aquella época no se conocía un espacio en la tierra que encajara con estas características tan específicas.

Pero, en 1991, los geólogos descubrieron evidencia de un enorme cráter de Chicxulub (pronunciado Chik-shoo-loob), en la península de Yucatán en México. Aunque el cráter hacía tiempo que había sido enterrado por cientos de metros de sedimentos, las pruebas de los campos magnéticos y gravitacionales revelaron su estructura circular.

Además, la reciente cartografía topográfica ha mostrado un pequeño montículo que representa parte del borde del cráter. A los 180 km de diámetro, y fechada a 65 millones de años. Resultó ser que este cráter es del tamaño adecuado, y las fechas coinciden, por lo que, la teoría de los Alvarez, indica que la extinción de los dinosaurios puede haber sido causada por un asteroide de 10 km golpeando la Tierra al final del período cretácico.

Efectos del impacto de un asteroide en la Tierra

La devastación causada por un evento de este tipo es difícil de imaginar. El asteroide habría golpeado con la fuerza de 100.000 millones de toneladas de TNT. Esto habría generado un terremoto mil veces mayor que el más grande jamás registrado, con vientos de más de 400 kilómetros por hora.

Una enorme bola de fuego habría hervido mares cercanos, destruyendo todo lo que existía por miles de kilómetros. Bosques a lo largo de la mayor parte de América del Norte y algunos de América del Sur habrían sido derribados completamente tan solo por la onda de choque generada por el impacto. Además, evidencias de tsunamis gigantes se han encontrado en todo el Golfo de México y el Caribe, así como en España y Brasil.

A pesar de la enormidad de la destrucción del impacto inicial, los dinosaurios y sus contemporáneos podrían haber sobrevivido y, finalmente haberse recuperado, pero los efectos posteriores a largo plazo de la explosión fueron aún más mortales que el mismo impacto.

Noventa mil kilómetros cúbicos de escombros habrían sido expulsados hacia la atmósfera, algunos hasta llegar al espacio sólo para volver a ingresar a altas velocidades y encendidos. Esto podría haber calentado la atmósfera lo suficiente como para incendiar todos los bosques y vegetación existentes en el mundo.

Mientras que las piezas más pesadas de material eyectado se habrían establecido de nuevo en la Tierra. Las partículas finas de polvo levantadas al caer habrían permanecido en la atmósfera, bloqueando significativamente la luz del sol, provocando un efecto llamado “invierno de impacto”.

Hay un gran debate acerca de la duración y la gravedad del invierno de impacto, pero la oscuridad y el frío podrían haber reducido la fotosíntesis al mínimo y derrumbado las cadenas alimentarias a nivel mundial.

extincion de los dinosaurios por asteroide

La cantidad de carbono y azufre contenidos en la roca en el lugar del impacto habrían agravado estos efectos devastadores de los que hablamos.

Tanto como 100 millones de toneladas de azufre y 10 billones de toneladas de carbono se habrían vaporizado por el impacto y diseminado en la atmósfera. Los gases de sulfato resultantes habrían permanecido en la atmósfera durante varios años; el dióxido de carbono resultante se habría quedado en el aire durante varios cientos de años. Inicialmente, los gases de sulfato habrían contribuido al enfriamiento global bloqueando el sol, antes de precipitar en forma de lluvia ácida. Después de que el polvo y los sulfatos se disolvieran y terminaran el enfriamiento, el calentamiento global se habría iniciado.

Los niveles de dióxido de carbono, siendo de dos a tres veces mayores que lo normal, habrían provocado condiciones extremas de efecto invernadero, elevando la temperatura global unos 10° C. Aunque algunas formas de vida pueden haber sobrevivido a los años de oscuridad y temperaturas bajo cero, muchas seguramente murieron en los siglos posteriores de calor.

Otra hipótesis: Volcanes y la Extinción de los dinosaurios

Aunque la hipótesis del impacto del asteroide es la explicación más ampliamente aceptada, otras teorías aún permanecen en tela de juicio.

La evidencia de actividad volcánica extendida, sobre todo en las trampas de Deccan en la India, se correlaciona con este momento en el tiempo también. El vulcanismo prolongado podría haber dado lugar a cambios atmosféricos y climáticos similares a los propuestos para los del impacto del asteroide.

Sin embargo, la teoría de la extinción de los dinosaurios por la erupción de volcanes no proporciona una explicación alternativa para los altos niveles de iridio en la capa de arcilla. Para explicarlo mejor, si bien se sabe que  altas concentraciones de iridio se producen en la profundidad del núcleo de la Tierra, también se sabe que estas no se encuentran en el manto de la tierra, que es la fuente del magma que entra en erupción en los volcanes para salir a la superficie.extincion de los dinosaurios por volcanes

Otro debate se centra en si la extinción fue realmente tan apresurada como parece, o si esto es un artificio del registro geológico. Algunos científicos creen que los dinosaurios se extinguieron gradualmente, y que su extinción tomó millones de años, aunque muchas especies sí hayan desaparecido masivamente en este momento.

 

La recuperación posterior a la extinción

Se ha estimado que el planeta estuvo entre 1 y 2 millones de años para recuperarse completamente de impacto del asteroide o de la erupción de los volcanes.

En los sedimentos de aguas profundas, varias especies de tamaño muy pequeño de foraminíferos con conchas sencillas, sin adornos, aparecieron dentro de varios miles de años después de la extinción. Pero, tomaron varios millones de años en alcanzar una nueva diversidad de especies, la ornamentación de las conchas y el aumento de los tamaños de las carcasas a valores comparables a los que existían antes de que el impacto ocurriera.

Un patrón similar de extinción y recuperación se ha observado en el registro fósil de la tierra vegetal de América del Norte. Se sabe que en el suroeste de Dakota del Norte, donde el registro fósil de las plantas terrestres es más completo y mejor estudiado que en el resto del mundo, la extinción abrupta del 70 al 90% de las especies de plantas fue seguida inmediatamente por un aumento dramático en la abundancia de helechos.

Debido a que los bosques de Norteamérica fueron diezmados por el impacto del asteroide o de los supuestos volcanes en erupción, los helechos fueron capaces de dispersarse gracias a esto y dominar gran parte de la superficie terrestre, recientemente. La recuperación total de los bosques de América del Norte, resultante de la aparición de nuevas especies y no de la supervivencia de las anteriores, y la repoblación de especies sobrevivientes que lo habitaran, tomó más de un millón de años.

De los muchos efectos a largo plazo producidos por la devastación mundial del impacto del asteroide, la más obvia es la desaparición de todos los dinosaurios que no volaban. Sin embargo, es preciso notar que el cierre de la era de los dinosaurios significó el comienzo de la era de los mamíferos y esto tiene su explicación.

Aunque los mamíferos habían co-existido en la tierra junto a los dinosaurios por cientos de millones de años, estos eran mucho más pequeños y relativamente raros. La extinción de los dinosaurios permitió a los mamíferos comenzar a dominar la tierra, ya que les permitió evolucionar hacia formas nuevas y de mayores tamaños a lo largo del período terciario.

Dentro de los primeros cinco millones de años del Paleoceno, los grandes mamíferos, como los mamuts, aparecieron. Algunos de ellos eran los primeros miembros de grupos hoy conocidos, como los carnívoros y los ungulados (similares a camellos) primitivos.

Los primeros primates (miembros de la orden de los mamíferos que incluye a la especie humana) aparecieron unos 10 millones de años después del impacto del asteroide en la tierra. También, surgieron nuevos grupos de aves modernas, hoy actualmente mayor diversificadas, cuando se extinguieron los pterosaurios, los dinosaurios que hasta el momento dominaban los cielos.

Tal vez si no hubiese ocurrido la extinción de los dinosaurios, lo más probable según la comunidad científica indica que la evolución de los mamíferos y el posterior dominio de los humanos nunca habrían sucedido. Y aunque la era contemporánea bien podría ser llamada la “Edad Humana”, el tiempo en que la raza humana ha dominado el planeta Tierra no es más que un parpadeo si hablamos en términos geológicos, que implican miles de millones de años.

Lo único cierto para concluir con este artículo, es que lo único que sabemos de seguro es que el mundo puede cambiar de nuevo. De hecho, podríamos estar ante otro evento de extinción masiva en este momento, del que se sabrá en miles y miles de millones de años.