≡ Menu

Huevos de Dinosaurios

huevos-de-dinosaurio

La forma de reproducción de los dinosaurios era mediante huevos. Era de suponerse que estos animales, al ser reptiles, pondrían huevos. Esta suposición comenzó en 1820 cuando se identificaron científicamente los primeros huesos fósiles en Inglaterra. Los primeros huevos de dinosaurio fósiles fueron encontrados en 1859 en Francia por Jean-Jacques Poech, aunque en un principio se confundieron con huevos de aves gigantes.

Los primeros fósiles de huevos que se identificaron correspondientes a dinosaurios se descubrieron en 1923 por un equipo del Museo Americano de Historia Natural (Mongolia). Desde esa fecha, se han encontrado yacimientos con anidamientos a lo largo de todo el mundo, y se ha desarrollado una forma para ordenarlos según la estructura de su cáscara. La cáscara puede estudiarse observando sus capas al microscopio.

La parte interna de los huevos fósiles puede estudiarse por medio de la Tomografía axial computarizada, aunque también se logra disolviendo gradualmente la cáscara con ácido. En algunas oportunidades, dentro del huevo se conservan restos del embrión. Los huevos y embriones más antiguos que se conocen son del Massospondylus, correspondiente al Jurásico inferior, hace unos 190 millones de años.

Uno de los misterios más grandes de la paleontología son los huevos de dinosaurio, ya que son difíciles de encontrar. Conjuntamente con la piel y excrementos, son los restos fósiles de dinosaurio menos comunes. Desde que fueron descubiertos en el siglo pasado, los científicos han averiguado muchísimos detalles sobre cómo se reproducen los dinosaurios y la vida de las crías en el huevo. El Museo Jurásico de Asturias inauguró una exposición Dinosaurios: Huevos y Bebés donde se puede aprender mucho más sobre estas curiosas y excelentes criaturas.

Los huevos de dinosaurio pueden variar de forma y tamaño dependiendo de las especies. Sus formas pueden ser ovales alargadas, aunque también pueden ser casi esféricas. Los huevos más grandes encontrados llegan a medir 60 cm de longitud y 20 cm de ancho. Las cáscaras de huevo de dinosaurio pueden ser reconocidas por tres características: Grosor, el cual debe ser más o menos uniforme, normalmente se encuentran algo curvados y su superficie está cubierta de poros diminutos.

De una forma menos frecuente, la concavidad interna de un pedazo de cáscara suele conservar protuberancias denominadas mammillae. En oportunidades,  el embrión ha absorbido tanto calcio que es necesario utilizar una lupa o un microscopio para poder ver las mammillae. Sin embargo, existen otros objetos que aparecen en los yacimientos, los cuales pueden parecerse a los huevos fósiles y  confundir incluso a los paleontólogos profesionales.

huevo-de-dinosaurio

Asimismo, hoy sabemos que los estos gigantescos reptiles colocaban sus huevos en nidos los cuales excavaban en la arena o en cuevas, las cuales eran construidas con mimo para cubrirlos con su y sus amplias posaderas para darles calor. Cada nido contiene entre 15 y 40 huevos. Su forma es esférica u ovalada muy alargados, según la especie.

Es en España (Europa) en el lugar donde se ha  encontrado la el área más extensa de nidificación de dinosaurios. Está en Coll de Nargó, en pleno corazón del Pirineo leridano. Allí los científicos han hallado miles de huevos de estos reptiles extintos, correspondientes al Cretácico Superior, cáscaras y nidos los cuales se presumen eran de dinosaurios saurópodos que habitaron esta zona hace aproximadamente unos 70 millones de años.

Los primeros huevos de dinosaurio fueron descubiertos en el año  1923 en el desierto del Gobi (Mongolia) por el explorador oriundo de Estados Unidos,  Roy Chapman Andrews, del Museo americano de Historia Natural, que por cierto es la figura en la que está inspirado el héroe de ficción Indiana Jones.

El explorador encontró fosilizada la escena de un dinosaurio adulto cerca de huevos rotos. Se pensó que el dinosaurio estaba robando  huevos de otra especie para comérselos. Por eso, esa especie fue bautizada como Ovirraptor, que quiere decir ladrón de huevos. Sin embargo, hoy sabemos que no era así, que en realidad estaba empollando sus propios huevos.

En 1978, se produjo un descubrimiento muy importante para ayudar a conocer un poco más sobre la forma en que los dinosaurios cuidaban y criaban a sus pequeños. Fue en Estados Unidos al Oeste de Montana, los paleontólogos John Horner y Robert Makela encontraron los restos de una colonia de dinosaurios anidando.

Los nidos estaban lo suficientemente separados para que cada dinosaurio adulto pudiera cuidar el suyo sin pisar el niño de su vecino. Fue así como se descubrió que algunos dinosaurios eran seres sociales y que además, anidaban en grupos; y el nombre que se le colocó a esta especie, fue Maiasaura, que significa (reptil buena madre). Hasta los dinosaurios tenían su lado maternal.

Hasta ahora, no se han descubierto muchos fósiles de dinosaurios bebés, puesto que los huesos de los pequeños eran más suaves y muy frágiles y es por esta razón que no se fosilizaban bien, incluso aunque se han encontrado huevos en buen estado, es prácticamente imposible saber a qué especie pertenecían.

El tiempo que tomaba un dinosaurio para desarrollarse dentro del cascarón era de 3 o 4 semanas antes de romperlo. Al igual que las aves de hoy, el embrión de los dinosaurios recibía el oxígeno por medio de pequeños poros en la cáscara e igualmente se alimentaban de la yema.

Está evidenciado que los dinosaurios incubaban los huevos, ya que se han encontrado fósiles de oviraptor, los cuales se encontraban acostados sobre los huevos en el nido y quienes de alguna forma sorpresiva, murieron mientras calentaban sus huevos.

En algunos nidos de maiasauria, se han encontrado huevos, al igual que dinosaurios bebés de diferentes edades, lo que hace presumir a los investigadores y científicos, que la madre cuidaba y alimentaba a sus hijos hasta que podían valerse por sí mismos.

Huevos de Dinosaurios

Georgia.

En la ciudad de Georgia, en las montañas del Cáucaso, fueron encontrados unos cuarenta (40) huevos de dinosaurio gigante, por geólogos que se encontraban trabajando. Algunos miden 25 centímetros, sin embargo también se encontraron huevos de hasta 1 metro; Definitivamente, son los huevos de dinosaurio más grandes encontrados a lo largo de toda la historia.

Los científicos e investigadores se encuentran analizando estos huevos para determinar a qué especie de dinosaurio corresponden. Este nuevo descubrimiento, definitivamente va aportar nueva información sobre el hábitat de esa especie de dinosaurio e inclusive  de algunas características y hábitos debido a la forma de poner los huevos. Este descubrimiento fue casual, ya que los primeros indicios de los huevos de dinosaurios fueron descubiertos por hombres que trabajaban en la construcción de una carretera en la zona.

huevo dinosaurio fosil

En China

En China, específicamente en la ciudad de Heyuan, en donde se encuentra el mayor número de huevos de dinosaurio que existe en el mundo,  añadió un gran número a su colección.

Un equipo de trabajadores encontró 43 huevos fosilizados, el suceso ocurrió durante la reparación de un camino en Heyuan, en la provincia de Guangdong.

Esta  ciudad, la cual  se califica como la casa de los dinosaurios, ganó un récord Guinness por poseer la mayor colección de huevos de dinosaurio, los cuales se encuentran en su museo.

Huang Zhiqing, quien es el director encargado del Museo de Heyuan, dijo a CNN que por primera vez que se encuentran fósiles en el centro de la ciudad.

Las reparaciones que se estaban realizando de los caminos, tuvo que suspenderse para que los investigadores, científicos  y  trabajadores pudieran rescatar los fósiles.

Diecinueve de los huevos se encuentran completamente intactos y el más grande de ellos mide 13 centímetros de diámetro.

Asimismo, los científicos continúan con la examinación exhaustiva de los huevos, para lograr determinar a qué especie de dinosaurio pertenecían.

La mayor cantidad de los huevos en esta colección pertenecen a un dinosaurio con pico de pato del género oviraptor, el cual se supone que rondaba en la Tierra hace aproximadamente 89 millones de años.

Por otra parte, cerca de 17,000 huevos de dinosaurios fueron descubiertos China, desde que unos niños encontraran un primer grupo en 1996 cerca de un sitio de construcción, reportó la agencia china Xinhua.

Asimismo, un descubrimiento reciente, indica que los bebés dinosaurios se retorcían dentro de los huevos con el objetivo de ejercitar el desarrollo muscular y óseo, todo esto se concluye después de un estudio sobre el embrión más antiguo descubierto en el mundo.

Ya se conocen casi todos los embriones de dinosaurio que existían en el período Cretácico, hace aproximadamente 65 millones de años. Aún así, los científicos acaban de descubrir cientos de huesos de embriones de dinosaurios los cuales estaban fosilizados en la ciudad de Lufeng, China. Este descubrimientos datan del período Jurásico, entre 190 y 197 millones de años.

El estudioso Robert Reisz, aseguró que estos eran los embriones más antiguos encontrados en toda la historia. Sin embargo, no se encontraron huevos completos, señaló. En realidad son un lecho de huesos, lo cual significa que los huesos fueron ordenados y concentrados y las cáscaras se rompieron en pequeños pedazos.

Cuando Reisz y su equipo examinaron los fósiles, se percataron de lo porosos que eran, una señal irrefutable de que pertenecían a los embriones en desarrollo. El hueso embrionario, tiene como característica que generalmente se encuentra muy picado de viruelas, puesto que crece muy rápido y el tejido que lo rodea se encuentra penetrando en el hueso junto a los vasos sanguíneos, explicó.

Lugar para la anidación

En Lufeng, el sitio donde se encontraron los embriones, se encontraba rodeado de agua y según los científicos, esa fue la razón principal para que los dinosaurios anidaran allí.

A los dinosaurios probablemente les gustaba hacer sus nidos muy cerca del agua, puesto que de esta forma se  mantiene bastante húmedo el sedimento en el que ponen sus huevos y de esta forma los huevos no se secan, aseguró Reisz.

Sin embargo,  existe el peligro potencial de que se inunden los nidos, por lo tanto se cree que en realidad eso fue lo que sucedió, se inundaron los nidos y los embriones se pudrieron y se rompieron.

Contracciones

Los científicos a partir de estudios de animales vivos, han demostrado que en el desarrollo de los procesos óseos se requiere la contracción muscular en el momento del desarrollo temprano embrionario.

Gran cantidad de animales, se mueven constantemente en el interior del huevo, y más aún, se mueven muchísimo nuestros bebés de dinosaurios.

Si comparamos a los seres vivos, se puede argumentar que en el desarrollo óseo en los embriones, si los músculos no se contraen los procesos óseos no se ejecutan. Entonces,  se puede aseverar que el desarrollo óseo en los embriones esta mediado por la contracción muscular.

Rápido crecimiento

El rápido crecimiento de los dinosaurios jóvenes, se muestra debido a que los huesos embrionarios son raros. Está demostrado que en la etapa embrionaria los dinosaurios crecieron muchísimo más rápido que otras aves y mamíferos, e igualmente siguieron este esquema en la adultez

El científico Reisz,  aseguró que si estudiamos a los embriones, podríamos obtener información sobre la tasa de crecimiento del dinosaurio Lufengosaurus y sus parientes más cercanos, también de  los saurópodos, los cuales incluyen algunos de los animales terrestres más grandes que hayan existido en la faz de la tierra.

Tafonomía

La Tafonomía es una rama del conocimiento paleontológico con identidad propia. Su definición más adecuada fue expuesta por Behrensmeyer y Kidwell en 1985, (el estudio de los procesos de preservación y cómo éstos afectan la información del registro fósil).

La formación del huevo fósil comienza con la formación del propio huevo. No todos los embriones de los huevos que se fosilizan, han muerto previamente.

Cuando se encuentran huevos abiertos por la parte superior, esto significa que los huevos eclosionaron exitosamente. Estos huevos de dinosaurios que murieron, seguramente esto fue resultado de las causas que actualmente también matan a los embriones de reptiles y aves en la época moderna. Las principales causas de muerte de estos embriones son: problemas congénitos, asfixia por haber sido enterrados profundamente, enfermedades, temperatura inadecuada y la falta o exceso de agua.

Lo primero que tiene que suceder para la fosilización es que los huevos hayan sido enterrados, y así comienza a entrar sedimentos por cualquier grieta. Esto sucede tanto si eclosionaron o no. Inclusive, algunos huevos intactos quizás se llenaron de sedimentos una vez que se rompieron por efecto de la presión del peso de los sedimentos que se acumularon encima de ellos.

En oportunidades la fosilización comienza lo suficientemente rápido para que los huevos se puedan conservar sin romperse. Si están disueltos minerales como la calcita y el nivel freático del agua es alto, la calcita penetra en el huevo por medio de los poros de la cáscara. Si este es el caso, y el huevo está lleno, puede tener la dureza suficiente y de esa forma aguantar el peso de los sedimentos, los cuales se han depositado encima del huevo.

Por otra parte, algunos huevos no provienen de especímenes completos y estos pedazos de cáscaras pueden haber sido transportados a grandísimas distancias desde donde fueron puestos. Asimismo, las bacterias anaeróbicas descomponen el huevo cuando este ha sido enterrado profundamente. En este proceso en el cual el huevo se descompone, existen procesos que alteran el medio local y de esta forma se depositan algunos minerales, así como otros continúan en disolución.

Normalmente,  la cáscara de los huevos fosilizados siempre mantiene la misma calcita que tenía el huevo cuando estaba vivo, lo cual  permite estudiar la estructura que tenía hace millones de años. Sin embargo, existe un proceso denominado diagénesis, mediante el cual los huevos se modifican después de haber sido enterrados.

Existe una forma de diagénesis que es un patrón de fracturas en cruz microscópica, que se produce específicamente en la cáscara cuando los huevos han recibido una gran presión debido a un enterramiento profundo. cuando la presión se hace más fuerte, la estructura interna de la cáscara queda completamente destruida.

Además de la diagénesis también pueden producirse cambios químicos. Las condiciones químicas del huevo en descomposición pueden facilitar la incorporación de sílice a la cáscara y de esta forma, dañar su estructura. Cuando sustancias que contienen hierro alteran la cáscara del huevo,  se hacen patentes porque estos compuestos tornan la cáscara negruzca o rojiza.

Ambientes de depósitos

Cuando hablamos de huevos de dinosaurio, es importante resaltar que estos  proceden de varios tipos de ambientes de depósitos.

Arenas de playa: Ya que la arena es muy eficiente absorbiendo y también manteniendo el calor para incubar los huevos, resultaba un lugar idóneo para que los dinosaurios pusieran sus huevos. En España, al noreste, existía un antiguo depósito de huevos de dinosaurios, que contenía conservados alrededor de 300000 huevos fósiles.

Terrenos inundables: Generalmente los dinosaurios elegían antiguos terrenos inundables para poner sus huevos. La roca sedimentaria que se encuentra en estos yacimientos eran lugares perfectos para encontrar huevos fósiles.

Dunas: En China y Mongolia se ha encontrado muchos huevos de dinosaurio en depósitos de roca sedimentaria, las cuales han sido formadas a partir de antiguas dunas. Inclusive, se encontró un oviraptor muy bien conservado en posición de incubación, con los huevos, y el nido. Se presume que fueron enterrados por una tormenta de arena.