≡ Menu

El Dinosaurio Más Grande

dinosaurios mas grandes

Existe una disyuntiva en cuanto al dinosaurio más grande encontrado en el mundo. Sin embargo, según la información obtenida al respecto, a continuación se presentará en orden de tamaños, los dinosaurios considerados los más grandes que existieron en el planeta:

En primer lugar, se encuentra al Amphicoelias, que se divide en tres especímenes, considerando el más grande al Amphicoelias Fragilimus.

Amphicoelias Fragilimus (El Dinosaurio más grande)

El nombre Amphicoelias de origen griego y significa  (hueco en ambos lados).  Es un saurópodo diplodócido, existió hace unos 140 millones de años en el Jurásico en el lugar que hoy conocemos como Norteamérica.  Sus fósiles fueron hallados en Formación Morrison.  Este es un dinosaurio muy polémico, incluso existen muchos que  dudan de su existencia.

Estos dinosaurios debido a su estructura anatómica, se colocan como los dinosaurios más grande. Medía aproximadamente 40 – 60 mts de largo y su peso entre 130 y 140 toneladas. Es quizás, el ser más grande que haya existido en la tierra.

Los saurópodos son animales de la época prehistórica y su principal característica es su inmenso tamaño. Incluidos en este grupo, encontramos al Argentinosaurus y al Diplodocus, dos colosos dentro de este mundo prehistórico.

Sin embargo, el Amphicoelias fragillimus es, el más grande que ha existido. Nos referimos a dimensiones fuera de serie: un peso que oscilaba entre las 130 toneladas, una longitud aproximada de 60 metros (aunque expertos aseguran que no superaría los 50). La altura de sus patas era de 7 metros, y si comparamos, podemos decir que bajo este dinosaurio cabía un rinoceronte perfectamente.

En realidad, la existencia de este animal es un poco dudosa, ya que sólo se tiene la descripción de fósiles, que a pesar de ser  muy detalladas, son solamente descripciones.

Asimismo, dentro de los amphicoelias encontramos al Brontodiplodocus.

Amphicoelias  brontodiplodocus:

En fecha El 10 de marzo de 2014, el Dubai Mall reveló al magnífico Amphicoelias Brontodiplodocus, denominado La Bella Durmiente , como su nueva atracción permanente.

Vivió en lo que es hoy se conoce como el oeste de Norteamérica en el período denominado Jurásico Superior. El Diplodocus es uno de los dinosaurios más comunes de la Formación Morrison, que se describe  como una secuencia de sedimentos depositados hace 150  millones de años atrás.

El Diplodocus se encuentra entre los dinosaurios más fácilmente identificables, esto debido a su cuello y cola largos, y cuatro patas robustas. Durante mucho tiempo, era conocido como el dinosaurio más grande. Su inmenso tamaño, seguramente fue un impedimento para los depredadores como el Allosaurus y Ceratosaurus, ya que restos  han sido  encontrados en los mismos lugares, lo que indica  que coexistieron con el Diplodocus.

Amphicoelias altus

Su nombre fue dado por el paleontólogo Edward Drinker Cope en 1877, pero no se publicó hasta 1878 partiendo de un esqueleto incompleto que cuenta con dos vértebras, un fémur y un pubis. En el año 1921, Osborn & Mook colocaron huesos adicionales a Amphicoelias  altus, un coracoides, una escápula y dientes. Henry Fairfield Osborn Y C. C. Mook encontraron muchas semejanzas entre Amphicoelias y Diplodocus, así como también  algunas diferencias, tales como el largo y las proporciones de las patas de Amphicoelias, mayores que en Diplodocus.

Tenemos ahora, en segundo lugar dentro de los más grandes, la especie Sauroposeidon.

SAUROPOSEIDON:

El nombre proviene del griego (sauros) que significa lagarto y Poseidón, que es el Dios del mar en la mitología griega, que además está asociado a los terremotos. El nombre de la especie, proteles proviene del griego, que significa (perfecto antes del final), señalado además, como uno de los más especializados saurópodos gigantes de Norteamérica.

Sauroposeidon era un herbívoro cuadrúpedo con los miembros delanteros más largos que los traseros, lo cual hace que su cuerpo sea parecido al de la jirafa, con un cuerpo corto y un cuello muy largo. Las comparaciones basadas en Brachiosaurus, su pariente mejor conocido, indican que estos ejemplares alcanzaban hasta 17 metros de altura, con un cuello ancho, lo cual lo hace uno de los dinosaurios conocidos más altos.  Los hombros llegaban a los 7 m de altura. Con una longitud aproximada de hasta 34 metros y un peso de entre 50 a 60 toneladas, también se le considera entre el grupo de los más largos y más pesados.

Para continuar, y en tercer lugar, tenemos el Futalongkosaurus.

FUTALONGKOSAURUS

Este espécimen que existió durante el período Cretácico, medía unos 15 metros de altura, con una longitud entre los 32 – 36 metros de largo, y un peso aproximado de 80 toneladas. Es el dinosaurio del cual se  tiene el esqueleto más completo hasta la fecha (un poco más de dos tercios del total).

Este género  está representado por una exclusiva especie de dinosaurio: saurópodo titanosauriano, que se presume existió a finales del período Cretácico, hace 87 millones de años, en el Coniaciense, conocido hoy como Sudamérica. El futalognkosaurio tenía una longitud de 32 a 35 metros de largo y unos 15 metros de alto, siendo su peso de unas 80 toneladas.

Es posible, que como la mayoría de  los saurópodos, tuviera algún comportamiento del tipo gregario, lo cual le permitía tener una mayor seguridad ante los depredadores de su entorno, como el megarráptor. Se cree que estos titanosauroides vivieron en un ambiente húmedo en el cual existían lagos y lagunas con una gran variedad biológica.

Sus fósiles  fueron encontrados en el Centro Paleontológico los Barreales de la provincia de Neuquén, en Argentina. Se rescataron tres ejemplares casi completos (dos jóvenes y un adulto).

El próximo en nuestros grandes titanes es el Titanosaurio.

El titanosaurio o Argentinosaurio, este majestuoso animal fue encontrado en la Patagonia, Argentina.

En el Museo de Historia Natural en Nueva York, se exhibe al nuevo miembro de su sala de fósiles, el cual destronó a la mítica ballena azul, convirtiéndose en el animal más grande exhibido.

La réplica del titanousaurio fue terminada en seis meses por la compañia Richard Casting International  (Ontario), Canadá, sus piezas de fibra de vidrio fueron producidas por impresoras 3-D. Los involucrados trabajaron con imágenes digitales las cuales fueron diseñadas a partir de 84 de los 223 fósiles hallados en el campo denominado La Flecha, en el paraje El Sombrero, (Chubut). El trabajador de nombre Aurelio Hernández encontró el primero de esta especie.

Por otra parte, en la excavación de Argentina (Patagonia), los científicos descubrieron 223 fósiles correspondientes a seis criaturas. Cinco de esos fósiles originales se ubicarán en la misma sala del titanousario, incluyendo un fémur el cual mide más de dos metros de largo. Los científicos utilizaron fórmulas matemáticas para poder determinar el peso del animal a partir de la longitud y grosor de los huesos, en especial el fémur y el húmero.

El titanousario tiene una longitud de 37 metros de largo. Es un hervíboro gigante que, según los paleontólogos, pesaba aproximadamente 70 toneladas. Vivió en la Patagonia (Argentina) hace 100 millones de años, en el período Cretácico.

En vista de los datos recolectados, por los paleontólogos en sus investigaciones y descubrimientos, se puede inferir que el dinosaurio más grande que existió en la tierra, fue el Amphicoelias Fragilimus, a continuación, presentaremos más información sobre este ejemplar:

Descripción:

HISTORIA DEL AMPHICOELIS FRAGILIMUS (EL MAS GRANDE)

Amphicoelias fragillimus fue recogido por Oramel Lucas, un coleccionista de fósiles empleado por ED Cope, poco después fue contratado por Cope en 1877. Este coleccionista encontró una vértebra parcial (el arco neural y la espina dorsal) de las nuevas especies de saurópodos en Garden Park, al norte de Cañon City, Colorado.

La vértebra se encontraba en malas condiciones, sin embargo, era asombrosamente grande, con una longitud de 1,5 metros, de hasta 2,7 metros  de altura. Lucas envía la muestra a Cope a principios del verano de 1878, y Cope publicó como el holotipo (número de catálogo AMNH 5777) de una nueva especie denominada Amphicoelias fragillimus.

El nombre proviene del término fragillimus América, que significa (muy frágil), haciendo referencia a la delicadeza del hueso producida por  láminas muy delgadas (paredes vertebrales). Según lo revelado en Cope, la muestra procede de una colina al sur de la cantera Camarasaurus, la cual actualmente se conoce como  de Cope.

Mientras Cope originalmente escribió que el sitio pertenece a la Formación Dakota (Cretácico medio de edad), la presencia de dinosaurios como Camarasaurus en las mismas rocas indica que probablemente pertenecen a la Formación Morrison, lo que sitúa la edad del sitio en el periodo Jurásico tardío, específicamente la edad Titoniano.

Los gigantescos huesos atribuidos a Amphicoelias Fragillimus a menudo han sido ignorados en los resúmenes de los dinosaurios más grandes debido a que, de acuerdo con algunos informes posteriores, el paradero, tanto de la vértebra como del fémur son desconocidos, y todos los intentos de localizarlos han fracasado. Carpenter, en 2006, presentó un posible escenario de la desaparición de los especímenes Amphicoelias Fragillimus.

dinosaurios mas grandes del mundo

Como Cope señaló en su descripción, el material óseo arco neural era muy frágil, y las técnicas para endurecer y preservar los huesos fósiles aún no se había inventado. Carpenter observó que los huesos fósiles conocidos de la cantera Amphicoelias Fragillimus se han conservado en lutolita profundamente erosionada, por lo que tiende a desmoronarse fácilmente y convertir el fragmento en cubos pequeños e irregulares.

Por lo tanto, el hueso puede haberse desmenuzado mal. Carpenter sugirió que esto podría explicar por qué Cope señaló a la vértebra en un solo punto de vista, en lugar de desde múltiples ángulos como lo hizo con sus otros descubrimientos.

Alimentación del Dinosaurio más Grande: Amphicoelias Fragilimus:

Un herbívoro de estas dimensiones debía consumir una inmensa cantidad de alimentos. En función de esto, Carpenter realizó estudios en rinocerontes y elefantes, que son nuestros más grandes comedores de plantas, demostrando que el Amphicoelias tenía un sistema digestivo altamente eficiente. Esto quiere decir, que las plantas que ingerían se quedaban en digestión mucho tiempo para poder sobrevivir con poca comida durante largo tiempo, esto por el tamaño estimado del Amphicoelias. Un herbívoro de este tamaño, sin lugar a dudas, necesitaba una digestión eficiente para poder sobrevivir.

Estos animales, poseían una enorme cantidad de cámaras de fermentación, lo cual permitía que diferentes microbios se acumularan y fermentaran el alimento enriqueciendo así la digestión. Esta clase de digestión ayudaría mucho, en especial porque se cree que en el lugar en el cual habitaban la comida era escasa y se daba básicamente por temporadas, viviendo en un ambiente semiárido.

En su re-evaluación de 2006, Carpenter examinó la paleobiología de estos saurópodos, incluyendo al Amphicoelias, para tratar de explicar por qué este grupo alcanzó un tamaño tan enorme. Señaló que se alcanzaron tamaños gigantescos en los saurópodos a principios de la evolución, con especies de tamaño muy grandes presentes, como a finales del período Triásico, y llegó a la conclusión que cualquier presión evolutiva causó gran tamaño desde los primeros orígenes del grupo.

Carpenter, citó algunos estudios de mamíferos herbívoros gigantes, como los elefantes y rinocerontes, que mostraron que el gran tamaño en los animales que comen plantas conduce a una mayor eficiencia en la digestión de los alimentos. Ya que los animales más grandes tienen sistemas digestivos más largos, los alimentos se mantienen en la digestión durante grandes períodos de tiempo significativamente más largos, lo que permite a estos grandes animales sobrevivir en las fuentes de alimentos de menor calidad. Esto es especialmente cierto en los animales con una gran cantidad de cámaras de fermentación ubicadas a lo largo de todo el intestino, que permiten que los microbios se acumulen y fermenten material vegetal, ayudando a la digestión.

A lo largo de su historia evolutiva, se llegó a la conclusión que los dinosaurios saurópodos, principalmente en las áreas semiáridas, y ambientes estacionalmente secos, con una caída estacional, tiene un sistema digestivo que responde de manera más eficiente a la calidad de los alimentos durante la estación seca.

El entorno de Amphicoelias era principalmente sabana, similar a los ambientes áridos en el que se encuentran modernos herbívoros gigantes, apoyando así la idea de que la comida de no muy buena calidad en un ambiente árido, promueve la evolución de los herbívoros gigantes. Carpenter, alegó que existen otros beneficios de los animales de grandes dimensiones, como la relativa inmunidad de los depredadores, un menor gasto de energía y una vida más larga, son probablemente ventajas secundarias.

Es de suponer, que las características  de la formación de Morrison en la que vivió Amphicoelias, habría parecido una sabana moderna, aunque si consideramos que la hierba no apareció hasta el Cretácico Tardío, los helechos eran seguramente la planta dominante y principal fuente de alimento para Amphicoelias.

Aunque Engelmann,  desestimó helechos como fuente de alimento para los saurópodo debido a su bajo contenido calórico,  Carpenter argumentó que el sistema digestivo saurópodo, se había adaptado para manejar los alimentos de baja calidad, permitiendo así el consumo de helechos como una gran parte de su dieta;  Carpenter también indicó que la presencia ocasional de grandes troncos petrificados indican la existencia de árboles altos, lo que parece estar en conflicto con la comparación de sabana.

Sin embargo, los árboles son raros, y dado que los árboles altos requieren más agua que lo que podría proporcionar el medio ambiente en general, es probable que existieran vías estrechas o (bosques de galería) a lo largo de los ríos y barrancos donde el agua se acumulaba. Carpenter también indicó, que los herbívoros gigantes como Amphicoelias pueden haber utilizado la sombra de los bosques de galería para estar frescos durante el día, y proporcionarse su alimentación en la sabana abierta por la noche.

Finalmente, a pesar que El Amphicoelias es uno de los dinosaurios que menos se conocen, ya que sólo se halló parte de un femur en mal estado y una vértebra rota, aunado a esto, estos restos ya ni siquiera están disponibles hoy día, puesto que prácticamente se desintegraron al poco tiempo de ser extraídos de la tierra.

Lo único que nos queda para analizar al Amphicoelias es un dibujo de la vértebra hallada en las notas de Cope, que ha sido interpretado por varios paleontólogos en innumerables ocasiones. De haber poseído el tamaño ya descrito, este diplodócido gigante habría sido hasta un tercio más largo que el Argentinosaurus, más del doble de largo que el Diplodocus, el doble de largo que la ballena azul más grande, y con un peso de 20 Tyrannosaurus juntos o 1900 humanos.

Aun así, Amphicoelias era delgado, ya que también tenemos a otro saurópodo indio llamado Bruhathkayosaurus, cuyo peso oscila en 200 toneladas y media menos que Amphicoelias, aunque también es conocido por restos muy pobres.

Es evidente que Amphicoelias no tenía depredadores naturales, puesto que cuando llegara a los 25m de longitud sería uno de los animales más grandes en su entorno. ¿Quizás fue también el más alto? Es posible, pero improbable, puesto que su cola desproporcionadamente grande (32 metros) era más larga que su cuerpo y su cuello juntos, por lo tanto, carecerían de  mucho cuello para elevar.

Para concluir, esperamos que algún día se encuentre un ejemplar completo de Amphicoelias y así  despejar todas las dudas, colocando al Amphicoelias fragillimus en el puesto que se merece, el mayor animal terrestre de todos los tiempos.