≡ Menu

Brontosaurio: El dinosaurio de cuello largo

brontosaurio

El Brontosaurio es uno de los animales de mayor tamaño que se haya encontrado en la tierra. Fue también el más grande que caminaba en sus cuatro patas. Este increíble animal también es conocido como Apatosaurio, denominado también Lagarto del Trueno, puesto que cuando caminaban, debido a su peso, la tierra se cimbraba igual que un trueno con cada uno de sus pasos.

Sus patas oscilaban en un peso mayor de 258 kilogramos cada una, ya que este inmenso animal necesitaba de patas muy fuertes para poder sostener su gran cuerpo. La cola y el cuello le hacían contrapeso. También su cola tenía otra función, la cual utilizaba para defenderse de los intrusos. Se dice que no era muy inteligente, esto porque su cerebro sólo pesaba 0,45 kg.

Poseía 52 dientes en total, divididos a partes iguales entre la mandíbula superior y la inferior. Lo cual significa que en cada una de ellas tenía 26 dientes.

Su peso aproximado era de 37.000 kg y su algtura de 22 metros de largo.

Perteneció al período Jurásico, a finales específicamente, hace aproximadamente 150 millones de años.

Este es un género  de dinosaurios saurópodo diplodócido. Quien originariamente le atribuyó el nombre de Brontosaurio fue el investigador que lo descubrió, Othniel Ch. Marsh en el año de 1879. El nombre de Brontosaurio durante algún tiempo se consideró un sinónimo moderno de Apatosaurus, reclasificando la especie original Brontosaurus Excelsus como Apatosaurus Excelsus, sin embargo un estudio realizado y publicado en el año 2015, llegó a la conclusión que el Brontosaurio es un género válido de Saurópodo que además es diferente de Apatosaurus. Los Brontosaurios existieron durante la época del Kimmeridgiense en la Formación Morrison, Estados Unidos.

Este inmenso e imponente animal era un duadrúpedo muy grande, el cual se encontraba dotado de una cola que tenía forma de látigo y un cuello largo. Sus patas traseras eran levemente más largas que las delanteras. Dentro de los brontosaurios se considera que la especie de mayor tamaño era el Brontosaurio Ecelsus, el cual tenía un peso descomunal que superaba las 15 toneladas y su tamaño oscilaba en más de 23 metros de largo, desde su cabeza hasta la cola.

Hasta la fecha no se ha encontrado un cráneo de Brontosaurio, sin embargo se cree que era muy parecido al de uno de sus parientes el Apatosaurus Louisae.  Tenía las vértebras del cuello bifurcadas, esto significa que tenían un par de espinas a cada lado, lo cual da como resultado un cuello grueso y ancho, esto es común en otros saurópodos.

Asimismo,  tenía una muy notoria variación en la cantidad de vértebras caudales, incluso hablando de la misma especie. Sus vértebras cervicales generalmente eran mucho más robustas que la de otros diplódicos. Sus costillas dorsales no se encuentran fusionadas de manera estrecha a sus respectivas vértebras, más bien están apenas articuladas. Poseía 10 costillas dorsales ubicadas en cada lado de su cuerpo.

Con respecto a su cuello, poseía un gran sistema de sacos aéreos, esto lograba  aligerarlo.

La cola del Brontosaurio era inusual tratándose de un diplodócido, ya que era en comparación con la de los otros de su especie era bastante delgada, esto se debía al rápido descenso en la altura de las espinas vertebrales a medida que se iban alejando de sus caderas.

Este animal poseía una costillas bastantes largas en comparación con la de la mayoría de los diplodócidos, lo que le proporcionaba torsos increíblemente largos. Al igual que en la mayoría de los miembros de esta especie, poseían en la parte posterior de la cola, una estructura que asemejaba la forma de un látigo.

También constaba de unos huesos muy robustos en las extremidades. Asimismo, los huesos de los brazos eran bastante gruesos, algo parecidos a los de la especie de Camarasaurus. Y los huesos correspondientes a la especie Brontosaurio Excelsus eran prácticamente idénticos a los del Apatosurus Ajax.

En el año 1936 el investigador Charles Gilmore indicó que en todas las reconstrucciones realizadas se proponía de una manera equivocada que los huesos cúbito y radio podían cruzarse, cuando en realidad sólo podían permanecer en forma paralela.

El Brontosaurio poseía una única y gran garra en cada una de sus patas delanteras, mientras que en sus patas traseras solamente los tres primeros dedos poseían garras.  De hecho para el año 1936, ya se aceptaba que en ningún caso los saurópodos tenían preservada más de una garra en sus patas delanteras.

Asimismo, en la garra manual tenía una leve curvatura y se hacía más corto exactamente en el extremo frontal. El pubis y el isquion se encontraban fusionados y los huesos que se encontraban en la cadera tenían incluido un robusto ilion.  Diferían de los delgados huesos de los diplodocus en los huesos de la tibia y el peroné de las patas posteriores, aunque eran bastante parecidos a los de Camarasaurus. Tenían el peroné más delgado que la tibia, aunque también era más largo.

brontosaurios

Clasificación de los Brontosaurios:

Esta especie pertenece a la familia Diplodocidae, los cuales eran unos inmensos dinosaurios saurópodos. Precisamente, entre ellos encontramos a muchos de los dinosaurios más largos que hayan existido en toda la Tierra, lo cual incluye también a Barosaurus, Diplodocus y Supersaurus. Los Brontosaurios  corresponden además a la subfamilia Apatosaurinae, que a su vez incluye los Apatosurus y algunos otros géneros.

El Brontosaurio fue definido por  Othniel Ch. Marsh como pariente del Atlantosaurus, los cuales se encuentran hoy en día incluidos en el llamado grupo Atlantosaridae. Asimismo, en el año de 1878 Marsh elevó al rango de suborden a esta familia para poder abarcar Diplodocus, Atlantosaurus, Brontosaurus, Apatosausus y Monosaurus. Marsh clasificó al grupo anteriormente mencionado dentro de Saurópoda.

Especies

Marsh en 1879 nombró la especie Brontasaurus Excelsus como Brontosaurus. Existen también muchos especímenes, que han sido asignados como pertenecientes a esta especie, dentro de los cuales se encuentra al holotipo YPM 1980.  Existen además los FMNH  P25112, que se refiere a un esqueleto que se encuentra en el Museo Field, que lo consideran como una especie desconocida de Apatosaurino.

El Brontosausus Amplus, que también en ocasiones ha sido asignado al Brontosausus Parvus. Se calcula que el más grande de estos especímenes pudo haber pesado alrededor de 15 toneladas con una longitud de 22 metros aproximadamente.

Brontosaurus parvus, este espécimen fue identificado inicialmente con el nombre de Elosaurus por Gilmore y Peterson en el año de 1902; sin embargo lo reasignaron en el año 1994 como Apatosaurus y finalmente a Brontosaurus en el año 2015.

El holotipo CM566 (el cual corresponde a un esqueleto incompleto de un espécimen joven encontrado en la Cantera Sheep Cree, en Albany), el BYU (un esqueleto parcialmente completo encontrado en Utah) y el  UW15556 son los especímenes que se han asignado a esta especie. Se calcula que los adultos llegaban a superar las 14 toneladas con una longitud de 22 metros.

Brontosaurus yahnahpin, se trata de la especie considerada la más antigua, la cual fue conocida en un solo lugar ubicado en la Cantera Bertha de la Formación Morrison, en la zona inferior (Albany, Wyoming)data de hace más de154 millones de años; alcanzaba 21 metros de largo. Esta especie la describieron Patrick Redman y James Filla en el año 1994 como una especie de Apatosaurus.

Su nombre deriva de lakota mah-koo yah-nah-pin, el cual significa collar de pecho, esto haciendo referencia  a las costillas del esternón que se asemejan a las pecheras construidas con hueso que utilizan tradicionalmente los pertenecientes a la tribu. TATE-001 es el holotipo que consta de un esqueleto postcraneal prácticamente completo, el cual fue descubierto en Wyoming.

También han sido encontrados diversos restos de fragmentos, los cuales se han referido a esta especie. El nuevo género de Eobrontosausus fue acuñado por Bakker, ya que determinó en una reevaluación realizada en 1998 que era más primitivo, este término proviene del griego eos que significa amanecer, añadiéndole a Brontrosaurus.

dinosaurios mas grandes del mundo

 

¿CÓMO ERA Y CÓMO VIVIA EL BRONTOSAURIO DE WYOMING?

Este era un descomunal reptil de 90.000 kilogramos.

Para la primera década de 1900 se presentó ante el público el esqueleto más grande de dinosaurio conocido hasta ese momento: el majestuoso Brontosaurio, quien se consideraba poseía hábitos acuáticos, quien sin embargo en muchas oportunidades salía a tierra firme para sentarse en su cuarto trasero, la cual era una de sus posiciones preferidas, para la que además estaba perfectamente adaptado. Sin embargo, esta noticia sólo recorre el mundo el 20 de abril de 1905.

Un poco de Historia:

Después de un tiempo en el letargo, muchas revistas y publicaciones científicas del mundo, vuelven a informar sobre los gigantescos reptiles que habitaban en la tierra durante la época prehistórica, esto debido al hallazgo de la exhibición de un esqueleto de dinosaurio de tamaño realmente descomunal, el cual fue armado en el Museo de Historia Natural, ubicado en Nueva York.

Hasta ese momento, sólo se conocían esqueletos pequeños de estos increíbles dinosaurios, o algunos huesos que se encontraban suelos, los cuales no eran suficientes para poder determinar con exactitud cómo eran estos colosales animales.  Este era el primer esqueleto de Brontosaurio y era el más grande encontrado hasta esa fecha, así como también era la primera vez que se exhibía esta especie al público.

Los estudios que se han venido realizando desde ese primer hallazgo sobre Brontosaurios, permite abrir el abanico de las posibilidades y hoy en día se tiene muchísima más información sobre esta especie, que además es una de las más grandes que existió en el planeta.

Tomando en cuenta el esqueleto una vez que fue armado, el brontosaurio era diferente a todos los animales que existían hasta la fecha. Su cola era gruesa y larga, muy parecida a la de un lagarto, incluso el parecido de su cola se acercaba más al de un cocodrilo. Su cuello se  apreciaba flexible y largo, tal como el de las tortugas exóticas, mientras que su cuerpo, más que parecerse al de un reptil, se asemejaba al de un elefante.

Era exageradamente corpulento, incluso más grande que la de un elefante, ya que medía más de cuatro metros de altura y aproximadamente 5 de longitud solo para el tronco, más los nueve y medio que media la cola y los seis que tenía de longitud el cuello, sumaban un largo de unos veinte metros o más. Estas dimensiones, aunque increíbles y colosales, en realidad no lo son tanto como en un principio se creía, antes de que estuviese armado completamente el esqueleto en la correspondiente posición sobre el pedestal.

El peso total del animal estando vivo, se calcula por encima de los 90.000 kilogramos; es decir, el peso equivalente a veinte elefantes.  Sin embargo y desafortunadamente, a tan increíble ejemplar le faltaba la cabeza, lo que hizo necesario fabricarle una imitación, guiándose por otras que existían en diferentes museos. Es importante destacar, que la cabeza era un tanto pequeña con relación al resto del cuerpo, pero a pesar de eso, alcanza una longitud de sesenta centímetros.

Los investigadores han llegado a la conclusión que los brontosaurios eran animales acuáticos, sin embargo no eran marinos. Ya que, como en la mayoría de los anfibios las articulaciones son lisas en lugar de rugosas. Asimismo, el escaso peso de los huesos, características que no se encuentra en los animales que son exclusivamente nadadores, indica que salía del agua con  bastante frecuencia.

Por lo tanto, es muy probable, que al igual que los cocodrilos, el brontosaurio viviera en los ríos de escasa corriente o en lagunas muy grandes. Gracias a que su cuello era bastante prolongado, podría llegar hasta las plantas que existían en el fondo y podría arrancar los tallos y las hojas tiernas, gracias a sus dientes cortos que además tenían forma de cuchara, aunque esta característica de sus dientes en realidad no le servía en el proceso de masticación y puesto que no poseía molares, es evidente que tragaba su alimento sin masticarlo.

Estar sentado sobre su cuarto trasero, era definitivamente su posición predilecta cuando salía del agua. Y es por esto que entre las patas traseras, se puede apreciar dos inmensos huesos ahorquillados, los cuales sin duda, estaban destinados a soportar su inmenso peso. Los investigadores y paleontólogos coinciden que era ovíparo, al igual que la gran mayoría de los reptiles, las dimensiones de estos no era en ningún caso inferior a los sesenta centímetros.

Existen investigadores que suponen que una de las razones por la que los dinosaurios se extinguieron, es que un animalito parecido en sus dimensiones a un erizo, visitaba con frecuencia los niños de estos reptiles para romper los huevos y comerse su conteniendo, impidiendo así su reproducción.

Específicamente en el Museo de Nueva York, todos los estudios en los cuales se han extraído estos detalles sobre el Brontosaurio, así como los trabajos de limpiar minuciosamente y armar el esqueleto, se han realizado bajo la dirección y supervisión del Profesor Henry F. Osborn. El tiempo ocupado en la extracción de todos los huesos fósiles encontrados, la restauración de los que se encontraban dañados, el traslado al Museo y el montaje definitivo de todo el esqueleto, se llevó siente años de trabajo.

LA COMIDA DE LOS DINOSAURIOS ERA MUY NUTRITIVA

Un grupo de investigadores paleontólogos en Alemania emuló los intestinos de los más grandes dinosaurios y llegaron a la conclusión que una dieta de helechos y árboles hoja perenne era muy nutritiva, más de lo que se creía.  Gracias a esta investigación, se pudo resolver el gran misterio que existía, en cuanto a cómo hacían estos inmensos reptiles para alcanzar tamaños tan increíbles con una dieta que parecía ser pobre; pues los saurópodos, incluyendo al Brontosaurio, llegaron a superar los 40 metros de largo y su peso llegó alcanzar más de 100 toneladas.

De acuerdo a evidencias surgidas en las investigaciones paleoecológicas, hace millones de años, cuando existían los dinosaurios sólo existían helechos, coníferas, ginkgos además de otras plantas con las mismas características de las anteriores; asimismo, no se habían extendido en el mundo todavía las flores, por lo tanto, la dieta de los dinosaurios consistía en estas plantas.

Actualmente, son contados los animales que las consumen y por eso son vistas sólo como plantas nutricionales. Es por esta razón que los investigadores en paleontología, realizaron diseños de intestinos artificiales de dinosaurios para poder averiguar cómo estos inmensos reptiles se las arreglaban para alimentarse sólo de estas plantas.

Estos intestinos artificiales estaban fabricados con jeringas herméticas de vidrio, además de los microbios que generalmente podemos entrar en las tripas de ovejas. Se colocaron juntas plantas vivas idénticas a las que comían los dinosaurios y se depositaron dentro de las jeringas. El resultado fue la fermentación.

De manera sorprendente, se descubrió entonces, que las coníferas, los ginkgos y algunos helechos le proporcionaban  suficiente energía a los dinosaurios, la cual puede ser comparada con los pastos comunes. Sin lugar a dudas, esta era la razón por la cual los Brontosaurios, podían sobrevivir e incluso llegar a semejantes dimensiones, tan sólo con la comida que había disponible en ese momento.

Según los estudiosos, el metabolismo de los saurópodos es bastante parecido al de los elefantes. Se estima que un dinosaurio de 76 toneladas, debía comer cuatro veces más vegetales de lo que consume un elefante de 10 toneladas. Sin embargo, el ingerir esa gran cantidad de vegetales no era problema para los brontosaurios, puesto se tragaban sin masticar la comida, lo cual les daba la oportunidad de ingerir grandes cantidades de comida al día.